Colectividades como gobierno ante la falta de actores políticos.

Con la embestida de Trump y su franco discurso de odio, se le añade la débil, timorata respuesta del gobierno federal, un Peña que apenas si da la cara, que busca conciliación en un Trump que a todas luces se busca confrontar, herir, minimizar. Peña sigue buscando una conciliación, una parsimonia tal que enfada. Da un mensaje a la nación con todo su gabinete, cobijado por empresarios, que medio piden que se defienda (obviamente sus intereses) un líder de la CNC que pena ajena da, sin discurso y lamiendo los pies de Peña al comienzo de lo que fue su lamentable intervención. Así cobijado como si estuviera en Atlacomulco, Peña piensa negociar, piensa conciliar, lo que se piensa es que “a este wey le faltan huevos”.

Y todo suma, la aprobación de Peña es del 12% y se visualiza en cada marcha, sin importar el motivo (gasolinazo, los 43, Tlatlaya, y un largo etcétera) pedimos en una voz además un fuerte y claro: “FUERA PEÑA”

A esto se le añaden los partidos políticos que tampoco dan la cara, Acción Nacional y su propaganda con lugares comunes como “sí hay de otra” “AMLO es un peligro para México”, un PRI que pide unidad ¿Unidad con un Duarte? ¿Cuál nuevo PRI? ¿Acaso alguien ya les cree? y la izquierda tampoco es mejor ¿Dónde está AMLO? ¿EZLN? ¿Intelectuales de izquierda? sí Barrales nos promociona un partido de avanzada donde se permite matrimonio igualitario (se aplaude) pero ¿y ahora?

El silencio de actores políticos, nos obliga a la sociedad civil, enfadada, harta de corrupción, de impunidad, a actuar, sin duda hemos visto la fuerza de la marchas, manifestaciones, acciones novedosas se están gestando, aún dando traspiés y siendo empujadas más por algunas voces en redes sociales.

La fuerza existe, falta coordinación, recuerdo que alguien nos mencionaba, que “cuando la policía está reprimiendo una manifestación, la respuesta a pedradas por la otra parte no se hace esperar, esta acción es hecha sin orden ni control alguno (sobran videos de esto); en cambio si esta colectividad respondiera de forma ordenada, donde todos los integrantes apedrearan al unísono a un solo granadero, éste tendría que retirarse y así se continúa con los demás, se lograría (al menos en teoría) replegarlos.”

Valga esta explicación de contrainsurgencia como ejemplo de unidad, apedrear a Trump y su estúpido muro, consignas en unidad, golpes certeros y eficaces, uno a uno, formas novedosas e inteligentes de resistencia dejando atrás actores políticos que no representan ya, a nadie.

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s